Profesionales técnicos pero humanos

logistico

En el ámbito empresarial, sobre todo en el segmento de recursos humanos, se denominan habilidades duras a los conocimientos técnicos que posee una persona, directamente vinculados a su profesión y que le permiten realizar su tarea laboral específica. En el caso de un logista, por ejemplo, esas habilidades se refieren a su dominio y manejo de temas como inventarios, costos, stocks, rutas de distribución, etc.

Si bien históricamente este tipo de formación resultaba suficiente para un buen desempeño en el trabajo, en el mundo actual de los negocios -signado por cambios vertiginosos e interacción entre equipos y personas- ya no alcanza sólo con esto, sino que se requieren cada vez más de las denominadas habilidades blandas. Es decir, esas características que incluyen desde destrezas sociales hasta hábitos productivos de trabajo, integridad, manejo emocional o liderazgo.

“En el sector logístico, si bien existen muchos perfiles con experiencia en el oficio, en la operación de la cadena de abastecimiento, todavía hay muy pocos profesionales que tengan management; o sea, que posean capacidad para la conducción de grupos locales o regionales y una visión integral del negocio”, explica Bernabé O´Rourke, Manager de PageGroup.

Por lo tanto, un profesional moderno debe centrar el desarrollo de sus habilidades en torno a estos dos aspectos fundamentales: por un lado, habilidades duras, mediante la adquisición de conocimientos técnicos para la gestión diaria de sus funciones y, por otro, habilidades blandas que le permitan interactuar con las personas, ya sea que estén a su cargo o se desempeñen como proveedores externos.

“Si decimos que la logística es un proceso y que el encargado de manejarla debe llevar adelante una interacción con varias funciones, este profesional debe ser por ejemplo un negociador nato”, reflexiona Ignacio Sánchez Chiappe, Director de IEEC – Escuela de Negocios, Supply Chain y Logística. Y agrega: “este profesional tiene a su cargo el desarrollo de un área que, hasta ahora, se consideró muy operativa y que, de repente, debe implementar otras herramientas para interactuar con las personas. Hoy no es sólo una cuestión de competencias técnicas, sino de saber llevar grupos de trabajo, porque ahí también radica un factor clave para el éxito de la gestión que, sin el acompañamiento de la gente por cualquier factor, no sería positiva”.

Un cambio de paradigma

Estas modificaciones se deben en gran medida a que las compañías entendieron que trabajan con personas y que, por ello, es necesario saber cómo se sienten durante la jornada laboral, si están contentas, por qué llegan tarde, cómo pueden mejorar su rendimiento o de qué manera podrían aumentar su compromiso con la organización. Según Sánchez Chiappe, “una de las mayores novedades en lo que hace a la actualidad logística está dada por una apertura mental general, una visión empresarial integral que observa en la logística la posibilidad de consolidar crecimiento. Y este es un punto muy importante para la competitividad”.

“Lo que se viene es un cambio de paradigma en las búsquedas de profesionales”, asegura Ana Renedo, Socia de Up Talent Solution. “Tradicionalmente, la gente de recursos humanos seleccionaba a los candidatos a partir de sus habilidades duras, pero eso cambió. Ahora debemos mirar a las personas a partir de sus habilidades blandas; es decir, su capacidad de negociación, aptitud para emprender, capacidad de innovación, si tiene orientación al aprendizaje, etc.”

Además, agrega la especialista en selección de ejecutivos, “es lógico que en áreas como logística o compras se demanden profesionales con management o visión integral y manejo de grupos. Toda la cadena de abastecimiento representa mucho peso en el número final del negocio de una empresa”.

En definitiva, puntualiza Sánchez Chiappe, “la logística es un servicio y sería imposible realizar con éxito un servicio si el profesional encargado de llevarlo a cabo no tiene esas habilidades blandas que le permitan entender, compadecer o hacerse cargo de situaciones que excedan lo técnico. Podríamos decir que más que nunca el logista es un hombre orquesta que debe dominar conocimientos técnicos sobre costos, estadísticas o distribución, pero también poseer condiciones para interactuar positivamente con las personas”.

Fuente: Notitrans.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *