Compartir

operadores logisticos

El sector logístico se reunirá el 17 de abril próximo para debatir sobre las vinculaciones entre los flujos logísticos y financieros, durante el 5° Encuentro de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL), en la sede de la Universidad Católica Argentina, en Puerto Madero. Rubén Elías, director delegado de la entidad, anticipó que los principales problemas a analizar serán el aumento de costos, las demoras en los plazos de pagos y la financiación de inversiones.

-¿Por qué relacionar los flujos logísticos con los financieros?

– Vimos la problemática económica en la que está el país; situaciones que llamaban nuestra atención, como la inflación, que en la rentabilidad es un aspecto fundamental. A su vez, la dilatación en los plazos de pago. Hoy estamos convencidos de que estamos en el momento justo para analizar este problema. Todo lo que vislumbramos en un momento ha empeorado. También queríamos que la comunidad logística viera la importancia financiera que tiene hacer del supply chain una herramienta estratégica, porque aporta mucho a la rentabilidad de las empresas.

-¿Cuáles son los principales objetivos a cubrir en este Encuentro?

– Este año apuntamos a aquellos que están alejados de la logística y a los logistas que están alejados de las finanzas. Nuestro mensaje es que entiendan cuál es la problemática financiera que atraviesa nuestro sector. También buscamos darle una visión del valor que tiene una buena práctica logística en el flujo de fondos de cualquier compañía a quienes contratan nuestros servicios, que están más alejados de los temas financieros. Por eso estará en el evento María Rey, que es una especialista en supply chain. Además, como todos los años, vamos a entregar de forma gratuita un libro -de más de 100 páginas- de finanzas para logistas, escrito por directivos de las empresas socias de Cedol.

-¿Cuáles estima que serán los principales reclamos de los empresarios durante el evento?

– Cómo recuperamos los aumentos de los costos que tenemos, que son principalmente mano de obra y combustible y es una preocupación permanente. El año pasado terminamos con un aumento de costos del 33%. Además, está la cuestión de los plazos de pago. Hemos recibido propuestas de contratación de servicio que hablan de 150 días de pago. También (como reclamo posible) está la financiación de inversiones.

-¿Cuál es balance del sector frente al alza de los combustibles, los neumáticos y la pérdida de subsidios?

– Nuestro balance del año pasado ha sido bueno. Si bien la actividad se retrajo un poco, no fue negativa. Pero siempre estamos peleando contra la rentabilidad y no es bueno, porque siempre genera un cambio de foco. Sin embargo, las empresas siguen creciendo. Muchas de ellas encararon inversiones importantes. Somos optimistas mientras los niveles se mantengan. También hay que tener en cuenta que los metros cuadrados disponibles cada vez son menores. Entonces, las nuevas operaciones implican costos más altos de los que ya se tienen.

-¿Cómo está el tema tercerización?

-La tercerización también está creciendo. Estimamos un tasa anual del 3% al 5% del crecimiento genuino de la actividad. Ahora, no por facturar más se es más rentable. Hasta ahora, demostramos que somos sustentables a largo plazo. Hay que tener en cuenta que dependemos de la macroeconomía.

-¿Qué expectativas tiene con las próximas negociaciones paritarias?

– Nosotros estamos en el medio. Hasta ahora venimos negociando con el Sindicato de Camioneros. Como toda negociación, se llega a un acuerdo. Este año nos encontramos con la particularidad de que desde el Gobierno se está haciendo mucha presión para limitar esas negociaciones, en cuanto a los porcentajes. Todavía no tenemos ningún tipo de pedido del gremio. Habrá que ver cuánto es lo que piden -las paritarias se cierran en junio- y los empresarios estén dispuestos a dar. Estamos presos entre los reclamos, realistas o no, que corresponden para mantener el nivel de ingresos, producto del aumento del costo de vida, y de lo que nosotros podemos lograr. Hay empresas que están mejor posicionadas y otras que tienen más problemas. Por último, hay que esperar a que el Gobierno homologue o no el resultado de la negociación.

Extracto de la nota publicada en La Nación, Suplemento T&L, el 26 de marzo 2013.


Compartir