La logística no es formadora de precios

Logística

Este artículo repasa lo acontecido con los costos logísticos en el primer semestre del año y de qué manera comenzó la segunda parte de 2016. Para ello, se tomó la evolución de los distintos indicadores que calcula la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) en forma mensual, de acuerdo a las variaciones de los distintos drivers que componen esos indicadores.

De tal manera, los incrementos acumulados registrados en los 6 primeros meses del año fueron:

  • Índice UTN con Costos de Transporte: Enero a junio 2016 22,00%
  • Índice UTN sin Costos de Transporte: Enero a Junio 2016 16,30%
  • Índice UTN Dist. con acompañante: Enero a Junio 2016 15,55%
  • Índice UTN Dist. sin acompañante: Enero a Junio 2016 20,50%
  • Índice Fadeeac (Univ. Di Tella): Enero a Junio 2016 22,48%

 

De esta manera, el primer semestre ha sido de incrementos muy significativos, en especial en el costo del combustible que subió más del 30%, pero también en costos energéticos, la devaluación efectuada en el tipo de cambio y una suba abrupta de los valores de peajes, sobre todo al interior del país.

Al analizar con mayor detalle, incluso, se aprecia que más del 70% de los costos no surgen del propio manejo de los Operadores Logísticos ni de los transportistas, sino que son datos del mercado.

En la consideración, también debemos agregar el incremento del saldo paritario del 40/89 que se aplicó a partir de marzo (2015-2016); y ya en julio, con la paritaria homologada del 2016-2017, podremos verificar cuál ha sido el impacto de este rubro de Mano de Obra (recordemos que la logística es un servicio cuyos costos dependen, en gran medida, de los valores de la mano de obra).

 

Impacto de la paritaria de julio

En el séptimo mes del año se aplicó el 15% del total otorgado por la Paritaria del 40/89, pero veremos cómo impactan esas cifras en el indicador, dando nuevos acumulados a 7 meses. De esta manera, los incrementos ya registrados para julio, son los siguientes: El indicador que incluye el Costo Con Transporte tuvo una variación del 6,49%; para la modalidad Sin Costo de Transporte, la variación fue del 10,48%; en tanto que los indicadores correspondientes a Costos de Distribución con acompañante fueron de 9,99% y, sin acompañante, 7,91%. Como mencionamos anteriormente, este incremento se debió a la primera cuota de la paritaria.

Por lo tanto, si llevamos el análisis a los 7 primeros meses acumulados en 2016, los Indicadores muestran el siguiente comportamiento:

 

  • Índice UTN con Costos de Transporte: Enero a Julio 2016 29,92%
  • Índice UTN sin Costos de Transporte: Enero a Julio 2016 28,89%
  • Índice UTN Dist. con acompañante: Enero a Julio 2016 27,09%
  • Índice UTN Dist. sin acompañante: Enero a Julio 2016 30,02%

 

Aquí, cabe mencionar adicionalmente que el Indicador correspondiente a la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga (FADEEAC) arrojó para el mes de julio, en su evolución de costos, un 5,04% de incremento y una variación del 30,54% para el acumulado de los primeros 7 meses. Es decir que, fundamentalmente por los mencionados conceptos de Mano de Obra y Combustible, todos los indicadores se aproximan en los primeros 7 a valores cercanos al 30% de incremento en los costos.

 

Lo que resta del año

A partir de los costos que ya conocemos del resto de la paritaria y el anuncio sobre una nueva suba en los combustibles a partir de noviembre, debemos pronosticar que todos los índices de costos medibles superarán holgadamente el 40% de incremento.

En este sentido, debemos recordar que los costos que componen los indicadores mencionados son todos visibles y conocidos por la comunidad de negocios; aunque existe también una serie de costos denominados ocultos o contingentes en el mundo de la logística y el transporte que cada vez tienen un mayor impacto y que no se pueden medir por su propia naturaleza (piquetes, restricciones a la circulación, etc.). Pero existen y es importante que la comunidad conozca acerca de dicha situación, para lo cual recomendamos la publicación denominada “Los Costos Ocultos y Contingentes de la Actividad Logística”, que se puede descargar sin cargo de la web de Cedol www.cedol.org,ar

Por todo esto, y a partir de la importante diferencia entre los precios que reciben los productores y el precio de góndola, observamos que desde distintos sectores se están realizando muchos “análisis” de la cadena de valor donde se coloca a la logística como responsable de ese incremento.

Sin embargo, lo cierto es que la logística no es una actividad formadora de precios, es un sector en el que el 70% del costo está compuesto por combustible y mano de obra. Incluso, con el objetivo de ser cada vez más eficientes, los operadores logísticos se tecnifican y actualizan permanentemente, incorporado nuevas tecnologías para reducir ineficiencias al máximo, debido especialmente a que no queda mucho margen de donde reducir más costos visibles y medibles.

Por ello, algunos de los comentarios que circulan en medios económicos y empresariales resultan, por lo menos, desacertados en cuanto a los valores que reflejan.

Para ilustrar mejor esta situación, veamos un ejemplo aportado por Fadeeac para demostrar que “el transporte de carga no es la piedra en el zapato en la cadena de costos de los alimentos”, donde se analiza el caso de las Peras Williams: “el kilo de pera Williams en el Valle de Río Negro es pagada al productor entre $1 y $3. Sin embargo, en las verdulerías  y supermercados de  Buenos Aires, el kilo se consigue aproximadamente entre $40 y $45. Imaginemos que se trasladan 28 toneladas de peras desde el Valle a Buenos Aires. Teniendo en cuenta que el viaje se cobra por peso/kilómetro, el traslado puede costar entre 20 y 28 mil pesos. Si se calcula el viaje por $28 mil, el costo por kilo llegaría a $4. Entonces, ¿dónde se ubica el resto del importe?”.

De lo expuesto hasta aquí, se puede entender el por qué del título de la nota. Ni la logística ni el transporte de cargas son formadores de los precios, como se quiere hacer creer o se sugiere desde algunos segmentos de mercado, aprovechándose también de cierto desconocimiento general sobre lo que realmente significa la logística. Por el contrario, ambos son servicios de valor agregado, estratégicos para la microeconomía del país y que hoy están siendo castigados por costos ocultos, por improductividades y una sumatoria de valores e impuestos que dificultan el trabajo diario y la prestación de los servicios.

Pese a ello, el sector continúa ofreciendo el mejor nivel de servicio posible para estos escenarios.

4 pensamientos en “La logística no es formadora de precios

  1. Gente, muy bueno el articulo, comparto casi en la totalidad de lo expuesto…pero estaría bueno que esto se difunda mas, y de esta forma las personas que no pertenecen al sector, tienen acceso a esta información.

    Cordialmente

    Jorge Talabera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *