Amazon y la logística global

Algunos especialistas consideran que realizar entregas de e-commerce o distribuir en la última milla no significa un negocio interesante para transportistas y operadores logísticos. Esto se debe al alto índice de no entrega en el primer intento, a los elevados costos que representa y, sobre todo, al bajo precio que los e-retailers pagan por el servicio. No obstante, o quizás precisamente anticipándose a esta problemática, ciertos markets places como Amazon o Google trabajan hace tiempo para alcanzar una solución logística que se ajuste a sus necesidades.

Por ejemplo, Google lanzó su división Google Express en algunas ciudades de Estados Unidos. Un servicio de entregas mediante el cual los usuarios pueden adquirir desde indumentaria y juguetes, hasta frutas y verduras o productos para el hogar, de unas 30 tiendas en distintos puntos del país, y recibir sus compras en pocas horas o al cabo de un día. Este servicio, inicialmente denominado Google Shopping Express, fue lanzado en 2013 para San Francisco y Silicon Valley, pero desde entonces no paró de expandirse y ya alcanza a 95 millones de personas, casi un tercio de los Estados Unidos.

El caso de Amazon es tal vez más conocido ya que incluso trascendió una idea de la compañía para convertirse en un operador global. Sus directivos exploran alternativas para rebajar los costos de operación y reducir los tiempos de entrega, convencidos de que la logística es uno de los pilares que sostienen su negocio.

Por eso, en 2016 alquiló 20 aviones Boeing 767 en Estados Unidos con la intención de controlar más de cerca su cadena de suministro y acelerar las entregas a los clientes estadounidenses. Ya en 2015, la empresa había adquirido una flota propia de miles de camiones para mover mercancía entre sus centros logísticos en Estados Unidos.

¿Amazon Logística?

La posibilidad de que Amazon se convierta en un operador logístico ha sido analizada en varios artículos de prensa alrededor del mundo, cada vez con más fuerza, en los últimos meses; especialmente después de que el gigante del e-commerce ingresó en el negocio del transporte marítimo y operaciones de carga aérea propias.

Un reportaje de Bloomberg, por ejemplo, fue más allá todavía y según sus informaciones, la compañía tienen la intención de gestionar la logística de sus clientes a través de una plataforma propia denominada Global Supply Chain by Amazon. Ya en 2013, los directivos de Amazon habían presentado un informe que proponía una agresiva expansión de los servicios de la compañía, con el fin de ofrecer almacenamiento, embalaje y transporte para los comerciantes independientes de la tienda online; y que apuntaba a la creación de una red global de entregas para controlar el flujo de mercancías procedentes de India o China hasta los clientes americanos y Europa a través de Atlanta, Nueva York y Londres. El proyecto se llamó Dragón Boat y, de acuerdo con el reportaje de Bloomberg, se está llevando a cabo actualmente. En ese documento, precisamente, ya se mencionaba el lanzamiento de la división Global Supply Chain by Amazon.

Un paso más

Mientras tanto, durante 2016, la firma presentó su Programa Paneuropeo de Logística de Amazon (FBA, en ingles), un nuevo servicio que permitirá a las empresas europeas de cualquier tamaño entregar sus productos de forma más rápida y eficiente a millones de clientes en Europa. El FBA posibilita a las pymes que utilizan Amazon como su canal de ventas online enviar su inventario al Centro Logístico de Amazon que tengan más cerca y dejar que Amazon se encargue del resto de procesos logísticos. De esta forma, se enviará automáticamente los productos de estas empresas por toda la red europea de centros logísticos de Amazon y distribuirá su inventario a lo largo y ancho del continente, anticipándose a la demanda local de los clientes. Una vez hecho esto, Amazon recogerá, empaquetará y enviará los pedidos desde el centro logístico más cercano a los clientes. Vale recordar que Amazon cuenta con 29 centros logísticos en 7 países europeos, así como varios centros de atención al cliente que atienden en el idioma local de las 5 websites europeas de la compañía. En ese sentido, decenas de miles de pequeñas y medianas empresas ya venden a clientes de toda Europa y, el año pasado, las empresas que utilizaron logística de Amazon mandaron más de 1000 millones de artículos en todo el mundo.

En definitiva, Amazon no deja de explorar opciones para mejorar su sistema logístico y ya probó desde reparto con bicicletas, coches de Uber o incluso usando el metro de Nueva York. En el Reino Unido, también usó a conductores particulares como mensajeros para sus entregas en un día, una modalidad que ya emplea en Seattle (USA). Queda claro que, tanto la compañía como sus directivos, tienen a la logística entre ceja y ceja.

Fuentes: cadenadesuministro.es / expansion.com / infobae.com / ecommerce-news.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *